top of page
  • Foto del escritorProyecto Analea

No podemos no crecer, cinco claves para crecer


Otra cosa es cómo lo hagamos, si armónicamente o turbulenta y desordenadamente.

Como ya sabemos, el cambio es lo único constante en nuestras vidas y mejor si nos hacemos a la idea de que esto es imparable y además no podemos negociarlo, con nadie.

Convencidos de ello (y aunque no lo estemos, no hay mucho más que hacer), lo más adecuado, menos traumático y más conveniente parece ser poner esos cambios que se produzcan en nuestras vidas a nuestro favor. Deseados o no, esto último lo más probable. Pero una vez ocurridos, hagamos la lectura necesaria para poner el rumbo y la dirección de nuestro lado.

Ya sé que todo resiste bien el papel y, luego, no es que sea fácil llevarlo a la práctica diaria.

Una cuestión importante: no nos queda más remedio, resistirnos solo nos producirá conflicto, dolor, malestar, contrariedad, incomodidad, en todos sus distintos niveles y grados, todos bastante feos y desagradables, que nos fastidiarán y trastornarán nuestra placentera (o no) vida, pero al menos conocida y rutinaria.

Vayamos a lo práctico.

Si aparece algún cambio, diferencia, terremoto, estruendo o cataclismo en nuestra previsible vida, más allá de la gravedad de los hechos (entiendo que esto es a calibrar ya que hay sucesos más menos asumibles y auténticos estragos, de la categoría de marcar un antes y un después) y teniendo en seria valoración estos últimos, no podemos quedarnos de brazos cruzados, mirando para otro lado.

Aunque nos duela y altere lo que fuere, mirarlo de frente lo antes posible hará el efecto de reconocimiento temprano y, por tanto, nos pondrá en movimiento hacia lo que la situación requiera de nuestra parte.

Si tenemos recorrido y experiencia, propongo evaluar y considerar el grado de implicación en lo ocurrido y la comprensión de por qué, para qué y desde dónde hemos llegado hasta ahí. Cuestión no apta para los que siempre tiran balones fuera, prefieren buscar culpables debajo de las piedras y les va eso de la queja eterna con 0 aprendizaje. Aviso: la vida te seguirá enviando alertas, señales y sucesos cada vez más atronadores como no hagas algo al respecto.

Resumiendo, que no es fácil.

Uno. Responsabilízate de tu vida, de toda tu vida, de cada día de tu vida, de cada cosa que hagas en tu vida. Todo tiene un efecto y cuanto más estimes que es lo de afuera lo que determina lo que te pasa, más difícil te será encontrar la clave interna con la que concluir que mirar desde fuera no es la solución.

Dos. Programa, planifica, prepara y organízate de acuerdo a lo que deseas entramar para ti, porque hasta el propio caos tiene un orden implícito que, aunque no lo veamos, hará de desencadenante en el peor momento y en las más adversas circunstancias si no lo observamos de cerca.

Tres. Revísate y actualiza de manera continua cada día y entrénate en pescar cada indicio. Monitoriza cada acontecimiento por pequeño que sea y sigue adelante con tu deseo, propósito o como quieras llamarlo. Porque siempre será mejor “hacer que las cosas nos ocurran” que ir sin brújula por medio del océano. Quizá no lo tengamos 100% garantizado, pero sin mínima previsión, seguro será infinitamente más inabarcable e impredecible.

Cuatro. Aprende y comprende que lo manifestado no siempre responde a nuestro cómo ideal, pero, sin duda, es lo que necesitamos transitar en cada momento por lo que hazlo tuyo poniéndolo a tu favor.

Cinco. Que la técnica del avestruz definitivamente no funciona, ni en la sabana ni en la gran ciudad, así que cuanto antes comprendamos que hacernos cargo, no es solo cargar, sino actuar en función de una estrategia vital, con una implicación real y no solo imaginaria, más fácil, constructivo, armónico, estructurado y sólido será nuestro crecimiento, en el área que sea, porque definitivamente, NO podemos NO crecer y además es imposible.

Si has llegado hasta aquí y algo de esto te impulsa o ya lo haces aunque sea a ratos o ya lo tienes incorporado en tu vida, eso, entonces, ok, se llama crecimiento.

 

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page